Club de embarazadas víctimas de violencia de género

0
256

Una madrona andaluza ha decidido calcular lo que había escuchado toda su vida en los partos que presenció, con ayuda de la Universidad de Granada ha logrado investigarlo y construir una tesis doctoral. Lo que se traduce como el primer estudio sobre violencia machista en gestantes realizado en España.

Un informe obtuvo los testimonios de 779 mujeres, que parieron en 15 hospitales y compartiendo sus experiencias de forma anónima y confidencial; 177 revelaron haber recibido insultos, desprecios, humillaciones y palabras vejatorias que les inyectaron sus agresores, 26 de ellas recibieron bofetadas y empujones, 28 revelaron también puñetazos, patadas y heridas con dolor prolongado, mientras que 14 admitieron palizas, quemaduras o fracturas de huesos.

Añadiendo a esto las embarazadas hablaron de cortes y tirones de cabello, lanzamiento de objetos, golpes en el cuerpo -incluido el abdomen- y hasta una silla volando directa a la cabeza.

Se escucharon historias como la de Teresa: «Me pedía constantemente que abortara, decía que yo sí tenía al niño no le haría caso a él. Nunca tenía cuidado con los golpes, me empujaba, me sujetaba, me daba puñetazos… Un día, a los cuatro meses de embarazo, sentí un dolor muy fuerte en la tripa. Estuve siete días ingresada en el hospital y conté que me había caído. Pero los médicos no eran tontos y le prohibieron la entrada. Yo traía gemelos y… perdí a uno», concluye diciendo que es la primer vez que habla de todo esto sin llorar.

Resultados de la Tesis

El trabajo recoge datos sobre 60 agresores. La edad media es de 31 años. Casi la mitad están casados. La mayoría estudió hasta el Bachillerato y siete de cada 10 tiene trabajo. Y el 88%, son españoles.

En las 530 páginas pertenecientes a la tesis: “Violencia de pareja durante el embarazo en mujeres que dan a luz en hospitales públicos de Andalucía“, revelan la agresión física y sicológica a la cual están expuestas estas mujeres sin importar sus estado de gestación.

Según la investigación realizada, no existe relación alguna entre este tipo de acciones y la nacionalidad o edad de las personas agresoras. El riesgo de perder al feto a causa de los maltratos durante el embarazo es el doble del riesgo que se corre sin este tipo de violencia.

Como conclusión de este estudio, la ONG Medicus Mundi con la cual colabora Casilda Velasco desde 30 años, propone que en los centros sanitarios se incluya «de manera rutinaria» la detección de la violencia en el control del embarazo y que se lleven a cabo protocolos de actuación.

Dejar respuesta