Claves para reducir la inflamación abdominal y perder peso

0
490

Algunas veces, aunque se esté a dieta no se consigue bajar de peso como a uno le gustaría. Esto tiene en ocasiones relación con una inflamación abdominal, que aparece cuando la flora intestinal no realiza bien la digestión.

Pero existen algunas claves que se pueden seguir para reducir la inflamación abdominal y así perder algo de peso:

  • Masticar bien la comida y comer con calma: Una de las principales causas que provoca que se engorde es el comer la comida muy deprisa y sin masticarla. Es importante masticarla bien y no tener prisa en comer. Si solo se traga la comida, nunca se tiene sensación de saciedad y siempre se querrá comer algo más, lo que favorece el coger peso.
  • Comer cinco comidas al día: Algunas personas deciden tomar seis comidas. Es mejor repartir la comida en cinco comidas diarias, para así evitar la necesidad de picotear.
  • Reducir las frituras: No está de más comer alimentos fritos de vez en cuando, pero el abuso de estos no es nada bueno para el aparato digestivo. Por esta razón, hay que reducir su toma a dos o tres veces por semana como mucho. Estos alimentos son propensos a provocar una sensación de hinchazón tras la comida, lo que favorece mucho la inflamación abdominal.
  • Evita las bebidas con gas: ¿Es agradable la sensación de burbujas recorriendo la garganta? Puede ser, pero estas bebidas son ricas en calorías vacías y provocan una sensación desagradable de tripa hinchada, sobre todo si se toman con las comidas. Lo mejor es tomar agua con las comidas.
  • Controlar la cantidad de fibra que se toma: La fibra es la mejor herramienta contra la inflamación abdominal y una importante aliada a la hora de perder peso. Pero no es bueno tomar poca ni tampoco tomarla en exceso. Hay que incorporar poco a poco alimentos ricos en fibra: legumbres, Actimel, zumo de naranja, frutos secos, hortalizas… y tomar estos alimentos bien repartidos a lo largo de la semana.
  • Aumentar la fuerza digestiva: Los alimentos refinados, aquellos que son preparados con harina no integral, tales como pan, pasta o el arroz, al consumirlos provocan que las enzimas digestivas que fabrica el organismo se agoten y eso provoca que se tenga poca fuerza digestiva. Por ello hay que incorporar alimentos integrales a la dieta, para favorecer la creación de estas enzimas.

Aparte, para perder peso es importante empezar a incorporar algunas rutinas a la vida diaria, tal y como es el ejercicio. Si una persona se ve obligada a estar sentada mucho tiempo por el trabajo, cada dos horas es importante que camine 15 minutos. Luego, a lo largo del día, viene bien caminar por lo menos 30 minutos. Otra opción es apuntarse a una actividad física como el yoga, taichí o hacer algún deporte, para quemar grasa en el organismo.

Incorporar verduras a la dieta también es importante, combinándola con algún otro alimento como puede ser la carne o hacer ensaladas de diferentes tipos. No es recomendable alimentarse solo a base de ensalada, ya que no aporta suficiente energía al organismo ni tampoco ayuda realmente a perder peso. Y si se va a tomar solo ensalada, por tener poco apetito, es mucho mejor que sea por la noche, cuando el cuerpo no necesita tanta energía para hacer frente a la actividad del día a día.